FANDOM


La música medieval es la creada entre los siglos V y XV en occidente. Está comprendido fundamentalmente por el Canto llano y es una forma de expresión de la fe, colectividad y sensibilidad estética de la época. Su principal propósito es ceremonial e inspira prácticamente toda la música creada en Europa hasta el siglo XVI con la entrada del Renacimiento.[1].

El sentido propio el Canto llano puede ser considerado una oración musical monódica y cuyos matices rítmicos y melódicos expresan pensamientos determinados.[2]

OrígenesEditar

El origen de las diversas liturgias cristianas que constituyeron la música medieval se remonta al año 313 cuando el emperador Constantino legalizó el cristianismo. Anterior a este hecho se sucedió una gran represión a cualquier tipo de manifestación de la fe cristiana, destacando la llevada a cabo por el emperador Diocleciano (284-305).[3]. Aunque el origen pueda ser hallado con anterioridad, podríamos tomar como punto de partida este hecho, ya que a partir de este momento se dio rienda suelta a las manifestaciones y las variedades musicales que pudieran surgir del rito primitivo-cristiano. Los puntos clave en Europa donde surgieron las diversas ramas del rito primitivo-cristiano son aquellos que fueran grandes centros urbanos como Roma, Alejandría, Antioquía y Constantinopla.[4]

No hay ningún documento musical de los primeros siglos del cristianismo, exceptuando un fragmento incompleto de de un himno en griego (homoú pasai) del papiro de Oxirrinco datado de la primera mitad del Siglo III después de cristo. [5] por lo que nos es imposible aún saber los origenes de la música medieval. La única forma de acercarnos a los origenes es consultando los escritos del Nuevo testamento y de la época apostológica.

El canto llanoEditar

El canto llano es una plegaria u oración musical monódica. Tiene diversos matices que expresan determinados elementos del pensamiento. Una caida tonal o sonora del discurso puede marcar el final de un pensamiento así como una subida de tono marca un punto de cierta importancia dentro del discurso.[6]Estos discursos solían ser en latín, pese a los esfuerzos por que fueran en las lenguas locales. Esta norma permaneció vigente hasta el Concilio Vaticano de 1962 a 1965 cuando se permitió el uso de las lenguas modernas o vernáculas [7]

Este tipo de canto se transmitía en un primer momento por tradición oral o por improvisación por los cantantes más veteranos (s. V al VIII). Este canto se fue desarrollando durante todo el medievo. Una muestra de ese desarrollo es que indicaban patrones de canto mediante signos sobre la palabras. El manuscrito más antiguo que revela esta forma de desarrollo artístico data del siglo IX, sin embargo aún eran simples referencias para ayudar al canto y no una fórmula para indicar cómo debían cantarse; Esta notación apareció un siglo o dos más tarde, sin embargo representando cantos que ya existían antiguamente, cantos con cierta dificultad para memorizar o que eran ejecutados de forma menos habitual.[8]

Actualmente este tipo de canto ha desaparecido de los oficios de la Iglesia Católica, aunque en algunos monasterios europeos y norteamericanos se sigue practicando. En su lugar se dan conciertos dedicados a la música temprana. [9]

Clases de liturgiasEditar

El canto llano es parte de las liturgias católicas. En Europa occidental occidental existen fundamentalmente dos clases de liturgias: La Romano-africana y la Gálica. Esta última se subdivide a su vez en Ambrosiana, Hispánica (Mozárabe), Celta y Galicana. La liturgia Gálica influyó poderosamente en la Romano-africana por lo que se considera de cierta importancia para occidente. En Europa oriental existen varias liturgias, destacando sobre todas ellas la greco-bizantina. ===Liturgias occidentales===

GálicaEditar

Al contrario de lo que pueda pensarse la liturgia Gálica no tuvo su origen en importantes centros de occidente como las liturgias orientales lo hicieron de Alejandría, Constantinopla y Antioquía. Su centro fue Milán y originó tras suya el rito Hispánico y y el Galicano; Esto sugiere que algunas costumbres orientales pasaron a formar parte del rito Gálico, como puede apreciarse en algunas formas latinas de estas liturgias. Esto puede explicarse ya que Milán era una ciudad cosmopolita en la que se mezclaban costumbres orientales y occidentales. Algunos obispos que residían en la ciudad procedían de la Iglesia Oriental, como S. Ambrosio, Aujencio (355-374), de Capadocia.La música medieval, Richard H. Hoppin. Pag 50


ReferenciasEditar

  1. Historia de la música occidental, Tomo I. Pag 59. párr. I
  2. Historia de la música occidental, Tomo I. Pag 59. párr. II
  3. La música medieval, Hoppin. pág 46
  4. La música medieval, Hoppin. pág 47
  5. Historia de la música 2 (El medioevo), Giulio Cattin, pág.3 párr. 1
  6. Historia de la música occidental, Tomo I. Pag 59. párr. II
  7. La música medieval, Richard H. Hoppin. Pag 49. párr I
  8. Historia de la música occidental, Tomo I. Pag 60. párr. II
  9. Historia de la música occidental, Tomo I. Pag 60-61